Mindfulness, una herramienta esencial para el COVID-19

He querido abrir mi blog con este tema por varios motivos, pero el fundamental ha sido verlo cómo recomendación en la mayoría de publicaciones y medios nacionales para hacer frente al COVID-19 o como llamamos de una forma más cercana Coronavirus. Es una paradoja de las muchas que tenemos en esta vida, cuando nos quedamos con lo esencial, vemos que las recomendaciones son alimentación sana, deporte , meditación , yoga y mindfulness.

Me llamó mi neuróloga para una consulta telefónica durante el confinamiento y cuál fue mi alegría de que me recomendara practicar mindfulness para aliviar mi dolor de cabeza , aunque con dos adolescentes en casa y un niño de seis años, teletrabajando y estudiando , hay veces que mindfulness no es suficiente ,pero ese ya es otro tema .Al final ,quedó en una contractura cervical pero me alegra ver que se reconoce como una práctica reconocida por la medicina.

Qué curioso y permitirme que lo diga, me parece dulce y amargo a la vez. Sobre todo, porque cada vez que hemos hecho estos talleres, algunos de ellos de forma altruista y subvencionados por la ONG , “ TEAM, COACHING & MINDFULNESS” , las excusas más recurrentes eran de calendario, ya que había , karate, inglés , gimnasia y un largo etcétera de actividades que eran necesarias para los menores , después de una larga jornada educativa en los centros de enseñanza y ahora han quedado relegadas, olvidadas y enterradas . Dicho sea de paso, quiero añadir que ahora, en una hora haciendo deberes, ellos están agotados y nosotros también, igual se debe evaluar la carga para el siguiente curso escolar.

Volviendo a lo esencial, a mí me ha quedado claro la necesidad de conectar con nosotros mismos, cuidándonos de forma holística, cuerpo, mente y espiritualidad.Y ahora bien, en un momento de presión familiar no debemos introducir nada que suponga una carga excepcional ,sin una orientación previa, ya que podemos frustrarnos y abandonar sin haber valorado los beneficios de la práctica. No olvidarnos de utilizar estas herramientas en el momento actual y continuar cuando todo haya pasado , cuando mejor nos encontremos, es ahí , cuando más debemos trabajar .No únicamente como herramienta de intervención sino como prevención, para tener una actitud abierta y amable. Mindfulness es positivo en este momento y muchas otras situaciones de tensión, enfermedades o estrés , ya que prepara la mente para situaciones adversas , haciéndonos resilientes y empáticos. La resistencia a un problema agranda ese problema, la aceptación lo suaviza y soltarlo nos libera del sufrimiento. Mirar la vida con una nueva perspectiva nos hace disfrutar de ella y ser consciente de cómo somos , como es nuestro entorno y cómo es el mundo que nos rodea.

A menudo , dejamos de atender lo importante y atendemos lo urgente .

A menudo nos olvidamos de todo lo que nos ofrece esta vida , empezando por lo más esencial , Respirar.

Nunca es tarde para volver a empezar y vivir la experiencia “ Mindfulness”, pero ojo, no es la panacea , requiere práctica y paciencia hasta que lo integras en tu día a día. Liberarnos de las expectativas y aceptar que es posible que al mirar dentro de nosotros mismos , no nos guste lo que vemos , pero eso es algo que requiere otro post y lo abordaremos más adelante.

Say López

¿Te gustó esta entrada?

Comparte en Facebook
Comparte en Twitter
Comparte en Linkedin
Comparte por email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *