Las 5 preguntas esenciales para saber si realmente compartes tu vida con tu alma gemela.


Una de las cuestiones que más nos traen de cabeza es reconocer a nuestra pareja ideal, aquella naturaleza compatible a la nuestra que nos acompañe en nuestro camino, vivencias, alegrías y tristezas, sin juzgarnos, simplemente con el único propósito de vernos felices.
Estamos en un momento donde el número de divorcios es elevado y parejas que se han amado con locura, tienen que llegar a un contencioso  ponerse de acuerdo en un régimen de visitas. Se nos ha olvidado la importancia de seguir amando, la mitad que esa persona ha dejado en nuestros hijos, para así poder avanzar y ser felices.
Sin embargo, he visto muy útil compartir las enseñanzas que voy recibiendo de diversos maestros que van apareciendo en mi vida, cuando yo estoy preparada para dar un paso adelante aparece el maestro  .Cómo siempre si elegimos conscientemente, tanto  las personas que nos rodean,  como nuestros pensamientos y en este caso, las parejas que elegimos, seguro que vamos a asegurar evitar una buena dosis de sufrimiento posterior.
LA PRIMERA PREGUNTA que nos debemos hacer es si esa relación es FÁCIL, que FLUYE, que no cueste trabajo conseguir la comunicación, es saber si esa relación nos produce la sensación de estar en el camino correcto, si nos hace la vida sencilla.
LA  SEGUNDA PREGUNTA es saber si se trata de dos naturalezas compatibles, en este punto es importante entender la compatibilidad y la aceptación de las diferencias del otro como un punto positivo, no ver las diferencias como algo negativo.
LA TERCERA PREGUNTA nos debe llevar a la reflexión de si se trata de DOS VERDADEROS COMPAÑEROS, compartiendo todos los asuntos de la vida. Para ello debemos cuestionar si esa persona comparte nuestra  actitud ante la vida, nos va a apoyar en todas las áreas de nuestra vida ayudándonos a crecer y ser mejor persona o por el contrario no nos permita realizarnos. En esta cuestión debemos tener en cuenta que la vida, con nuestras circunstancias, nuestras alegrías y tristezas deben ser compartidas, haciendo nuestro el problema o la alegría de nuestro compañero.
LA CUARTA REFLEXIÓN nos viene de la siguiente frase: Sabremos que estamos ante la persona correcta cuando haya PLENA CONFIANZA EN EL OTRO, él/ella cumplirá su compromiso, aun sabiendo que IGUAL NO LO HACE, NO se trata de CONTROLAR al otro.
Y por último, LA QUINTA REFLEXIÓN es si sentimos o vemos que el otro siente por nosotros, EL DESEO ESPONTÁNEO de que el otro SEA FELIZ.
Igual no tenemos los 5 puntos , con tres sería más que suficiente para saber que estamos ante una naturaleza compatible , pero si tenemos los 5 sin duda , tendremos un alta posibilidad de una relación sana y duradera.
Es importante hacer la pregunta sobre cómo vemos a nuestra pareja con nosotros y también hacernos las mismas preguntas para saber si nosotros sentimos ese tipo de amor hacia el otro. El apego nos juega malas pasadas y no nos permite salir de relaciones que sabemos que nos perjudican y no somos felices, pero seguimos ahí haciendo daño a la otra persona y lo que es peor haciéndonos daño a nosotros mismos. Lo más importante es no hacer las cosas por estar vacíos, primero debemos llenarlo y luego hacerlo.

¿Te gustó esta entrada?

Comparte en Facebook
Comparte en Twitter
Comparte en Linkedin
Comparte por email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *