«La gestión emocional tras una ruptura familiar: La tristeza y la furia de Jorge Bucay».

Llevo uno días reflexionando acerca de la gestión emocional en lo menores tras una ruptura familiar y lo importante que es un acompañamiento profesional en un proceso de separación para no dejar enquistados los problemas de los adultos en nuestrxs hijxs.

Debería de ser obligatorio someterse en estos procesos a Mediación Familiar. En él, se validan esas emociones, se visibilizan y se evita que queden estancadas. Es importante legitimar el dolor que sienten los padres y ver que emociones hay detrás. De esta forma, se puede evitar en muchos casos, que esa situación se alargue en el tiempo. Así como, el sufrimiento que supone para los menores la sensación abandono, en unos casos real y otras no.

Estoy segura que ningún padre o madre quiere hacer daño a sus hijxs , pero en algunos casos el dolor es tan grande que se utilizan como moneda de cambio o armas arrojadizas. Ahí es donde se puede trabajar con las familias. En muchas ocasiones, la mejor forma de trabajar con los niñxs o jóvenes, es trabajar con los padres en una correcta gestión del duelo tras la separación.

Hay un maravilloso cuento  de Jorge Bucay que explica muy bien las emociones básicas que se quedan enmascaradas. A mí me parece muy interesante y emotivo a la vez, nos ayuda a ver a las personas con otra mirada, la de la compasión en su sufrimiento y la comprensión en los tiempos , para poder acompañar .

LA TRISTEZA Y LA FURIA



En un reino encantado donde los hombres nunca pueden llegar, o quizás donde los hombres transitan eternamente sin darse cuenta…
En un reino mágico, donde las cosas no tangibles, se vuelven concretas…
Había una vez… un estanque maravilloso.
Era una laguna de agua cristalina y pura donde nadaban peces de todos los colores existentes y donde todas las tonalidades del verde se reflejaban permanentemente…

Hasta ese estanque mágico y transparente se acercaron a bañarse haciéndose mutua compañía, la tristeza y la furia.
Las dos se quitaron sus vestimentas y desnudas las dos entraron al estanque.
La furia, apurada (como siempre esta la furia), urgida -sin saber porqué- se baño rápidamente y mas rápidamente aun, salió del agua…
Pero la furia es ciega, o por lo menos no distingue claramente la realidad, así que, desnuda y apurada, se puso, al salir, la primera ropa que encontró…
Y sucedió que esa ropa no era la suya, sino la de la tristeza…
Y así vestida de tristeza, la furia se fue.

Muy calma, y muy serena, dispuesta como siempre a quedarse en el lugar donde está, la tristeza terminó su baño y sin ningún apuro (o mejor dicho, sin conciencia del paso del tiempo), con pereza y lentamente, salió del estanque.
En la orilla se encontró con que su ropa ya no estaba.
Como todos sabemos, si hay algo que a la tristeza no le gusta es quedar al desnudo, así que se puso la única ropa que había junto al estanque, la ropa de la furia.

Cuentan que desde entonces, muchas veces uno se encuentra con la furia, ciega, cruel, terrible y enfadada, pero si nos damos el tiempo de mirar bien, encontramos que esta furia que vemos es sólo un disfraz, y que detrás del disfraz de la furia, en realidad… está escondida la tristeza.

Del libro de Jorge Bucay: “Cuentos Para pensar

Espero vuestros comentarios!!!!!

Muchas gracias y hasta pronto!!!!

¿Te gustó esta entrada?

Comparte en Facebook
Comparte en Twitter
Comparte en Linkedin
Comparte por email

4 comentarios

  1. Siempre hay que mirar por él bienestar de los más pequeños e intentar no dejar huellas de nuestros problemas.

  2. Cuanta verdad ¡ la mayoría de las veces ,por no decir siempre, son los hijos los mayores perjudicados. A veces los adultos no somos conscientes tes de la gran importancia que tiene el priorizar la felicidad de los niños ante todo.

  3. Por mi experiencia, casi todxs los menores llevan muy mal el hecho de que ven a los demás con su padre y su madre juntos y ellos no. Creo que eso es lo que le provoca la mayor tristeza que, como dices, va muchas veces enmascarada en forma de furia. Creo que, en estos casos, es muy importante la intervención de un/una profesional que les ayude a gestionar sus emociones, a entender que el mundo es diverso y hay muchos tipos de familias. Respecto a los padres y madres si algo hay que evitar y está prohibido totalmente es criticar o hablar mal de la otra parte. A la larga se vuelve en contra de quien lo hace. También prestaría mucha atención a los hijxs de víctimas de violencia machista. Se establecen regímenes de visita sin tener en cuenta que el maltrato también es contra los niñxs y luego esto trae consecuencias. Me ha encantado el artículo Say. Muchas gracias

  4. Por mi experiencia, pienso que solo trabajando el aquí y el ahora aceptando el presente y lo que está ocurriendo , solo así podrás llevar la situación aceptando y desde el Amor .
    Los Padres siempre seràn Padres y las Madres siempre serán madres de los hijos en común eso no lo puede cambiar nada ni nadie , esa es la seguridad que se le puede dar a ellos .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *