«La disciplina como clave el éxito»

A menudo nos encontramos ante situaciones que requieren de nuestra dedicación y entrega. Relegamos a la suerte la responsabilidad de conseguir nuestras metas y objetivos, olvidando que necesitamos una buena dosis de disciplina y motivación para conseguirlos.

Lo primero que necesitamos para alcanzar el éxito en cualquier área de nuestra vida es marcarnos los objetivos  deseados, los “KPI” de nuestro crecimiento personal y profesional. Hacerlo de una forma realista, con un seguimiento, flexibilidad y cariño como si “de ello dependiera tu vida”. Las ilusiones bien definidas, los objetivos bien concretos funcionan como imanes. Te arrastran en su dirección. Una vida sin metas y objetivos, es una vida sin sentido. Voy a tomar prestada una cita de Séneca que dice: ”No hay viento favorable para el barco que no sabe a dónde se dirige”. Hay personas que estamos acostumbradas a vivir por objetivos en nuestra vida profesional y a menudo, nos hemos dejado llevar en nuestra vida personal, dejando que los demás decidan por nosotros el rumbo de nuestro barco. Afortunadamente, nunca es demasiado tarde para quitar “el piloto automático y volver a coger el rumbo de tu destino.

El segundo punto necesario es la disciplina, es un componente crítico para alcanzar la riqueza y la felicidad. Sin embargo, cuando hablamos de disciplina lo rechazamos como si viéramos un sargento o un severo maestro que nos obliga a realizar nuestras tareas de formar poco ortodoxas.

Sin embargo, puedo asegurar que nos proporcionará la llave para alcanzar todos nuestros sueños y aspiraciones. La disciplina es la base, los cimientos sobre los que se construyen los éxitos. La falta de disciplina conduce inevitablemente al fracaso.

La disciplina es el puente de unión entre la idea y el resultado…el pegamento que une la inspiración con la realización…la magia que convierte una necesidad financiera en la creación de una inspiradora obra de arte.

La disciplina la comprenden bien los que son conscientes de que un aparato, para poder volar, necesita elevarse contra el viento; de que todas las cosas buenas las realizan los que están dispuestos a nadar contra corriente; de que deambular por la vida sin rumbo fijo sólo conduce a la amargura y al desengaño.

La disciplina es la llave maestra, la que abre la puerta de la riqueza y de la felicidad, de la cultura y de la perfección, de la autoestima y de la realización personal y también de las sensaciones de orgullo, satisfacción y triunfo que de ellas derivan.

Aún si no conseguimos algunos de nuestros objetivos, conseguiremos el más importante, sentirnos satisfechos de sí mismos y eso ejerce un gran poder en nuestra actitud. Actuaremos con disciplina cuando logramos trabajar nuestro autocontrol y controlar las emociones negativas. Daremos fuerza a la automotivación, al autoconocimiento y potenciaremos nuestras habilidades para conseguir todos nuestros proyectos.

Para iniciar este proceso, debemos ir poco a poco. El primer paso es mantener firme su propósito, es un pequeño paso que nos ayuda a ser disciplinado. Y de ahí en adelante, el limite únicamente existe en nuestra mente .Si miramos al cielo, está en las estrellas.

¿Te gustó esta entrada?

Comparte en Facebook
Comparte en Twitter
Comparte en Linkedin
Comparte por email

5 comentarios

  1. Me ha encantado y yo, como militar, la disciplina ha sido clave y determinante para haber alcanzado, creo yo, mi éxito empresarial y emprendedor. Algún día conocerás mi repertorio polifacético. ????

  2. Que reflexion mas verdadera!
    Me encanta! Espero que inspires a mucha gente con tus pensamientos y tu modelo de vida. Eres una luchadora que nunca se da por vencida y siempre ves las cosas buenas en los demás.
    Te seguiré leyendo ????????

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *