«La búsqueda de la perfección nos hace infelices e imperfectos».

A menudo me encuentro en la tesitura de ver la insatisfacción que produce alcanzar una meta y seguir sintiéndonos vacíos. La búsqueda de la perfección en las relaciones, proyectos o en nosotros mismos  nos hace vivir altas dosis de ansiedad y genera un estrés innecesario.

Reconocer nuestras imperfecciones y  errores nos hace humildes, comprensivos con nosotros mismos y los demás. Además, nos abre un campo maravilloso de aprendizaje y crecimiento  donde somos nuestro único competidor, marcándonos le meta de  ser mejores que nosotros mismos cada día y con cada proyecto.

Aceptamos ser imperfectos pero sin resignación. Hay un cuento maravilloso que lo refleja muy bien y nos ayuda a reflexionar.

                                   LA MUJER PERFECTA ( ALEX ROVIRA)

Se cuenta que Nasrudín , un sabio que iba siempre a lomos de un borrico , llegó en una ocasión a un pueblo donde vivía un amigo de juventud que se alegró mucho de verle y le presentó a su familia.

Tras servir al recién llegado una taza de té a la menta , de repente le preguntó:

  • Por cierto , cuando éramos dos chiquillos me decías que te casarías y que tendrás muchos hijos….¿Cómo es que vas solo por el burro montado en un burro?´.
  • Te lo explicaré ….- dijo Nasrudín entornando los ojos con nostalgia . Para ello crucé el desierto para llegar a Damasco. Allí vivía una mujer muy bella y espiritual , pero le faltaban conocimientos .
  • ¿Y qué hiciste entonces?- Le preguntó su amigo muy interesado.
  • Seguí viajando hasta la ciudad de Isfahán , Allí conocí a una mujer muy sabia en todas las ciencias y muy llena de bondad , pero no era guapa.

Toda la familia del anfitrión seguía ahora el relato de la búsqueda de Nasrudín . que terminó diciendo :

  • No fue hasta entrar en  El Cairo cuando encontré lo que tanto había anhelado. A través  de unos conocidos pude cenar en casa de una dama que no solo era bellísima y piadosa, sino que además era un pozo de sabiduría, la joven más inteligente de toda la ciudad.
  • Entonces, ¿Por qué no quisiste casarte con ella?
  • ¡Claro que quise, querido amigo! Lo que pasó es que también ella quería el hombre perfecto.

Buscamos el ideal que implica un alto grado de intolerancia y falta de recursos emocionales para tramitar la diferencia, la contradicción y el conflicto. La búsqueda de ese ideal es precisamente la fuente de muchas frustraciones en el plano afectivo .

Hablar de perfección en la relación de pareja o en cualquier otro ámbito de la vida implica desconocer lo humano de las relaciones y de nosotros mismos. El ser humano es contradicción, dificultad y conflicto. Si viéramos el conflicto cómo la oportunidad de crecimiento que es, nos enfocaríamos en relacionarnos sanamente, arriesgando con personas que nos aporten antes que conformarnos por no enfrentarnos a ese momento.´

La perfección aparece después de la angustia de no tener las cosas bajo control y nos olvidamos de fluir, ceder y vivir en paz. A veces, es bueno entrenar el error para entender que el ser humano es eso, ensayo, error, cambio, polaridad y solo desde ahí habremos entendido de que va la VIDA.

Si os ha gustado, compartid!!!!

Espero vuestros comentarios .

Muchas gracias y que tengáis un bonito dia !!

¿Te gustó esta entrada?

Comparte en Facebook
Comparte en Twitter
Comparte en Linkedin
Comparte por email

13 comentarios

  1. Totalmente deacuerdo contigo, instintivamente siempre he buscado la perfección en todo, con el consiguiente esfuerzo e insatisfacción que eso me producía, hasta que entendí que los limites te los pone y te los quitas tu y tienes que limitar y encontrar donde está tu equilibrio, este ahí el limite de la perfección o no, ésta pasa a un segundo plano..

    1. Maravillosa reflexión .
      En hacer lo máximo posible he entendido yo que está el limite de la perfección. Eso conlleva , que el limite no está en hacer más , ni menos. Mi limite ha quedado establecido en el punto máximo , que no significa esforzarme mas de lo necesario y me siento liberada.

  2. Por mi experiencia buscamos lo que nos hace falta trabajar es nosotros mismo, y es una alerta que te da la vida en pararte y preguntarte …..qué tengo que trabajar en mi ? Ya solo esa pregunta que te haces te da Paz ,, a mí esa pregunta me ha dado Paz , entonces se que estoy en lo correcto ,, pero no sé cómo trabajarlo ,, ni lo que es .

    1. Una vez que nos damos cuenta , ya estamos a la mitad de camino de conseguirlo!!!
      Gracias por compartir !!!

  3. Sigo en ese camino de la perfección, me tengo que parar y pensar, varias veces…. debo dejarlo atrás, pero es muy difícil…

  4. Cuantos momentos de felicidad nos emos perdido por ir en busca de lo perfecto. No nos damos cuenta que lo imperfecto es lo que nos hace perfectos. Porque lo imperfecto es lo que nos permite experimentar el amor verdadero.
    Gracias Say por aportarnos tu sabiduría, que Dios te bendiga mucho????

    1. La flecha dio en la diana.
      El perfeccionismo me esclaviza.
      La necesidad de control igual.
      Voy a luchar a brazo partido para superarlo. Ya estoy harta de que me atormente.
      Gracias.

      1. Cuando el alumno está preparado , aparece el maestro …
        Estoy segura que lo vas a conseguir .
        Si te «das cuenta» ya estás a mitad de camino.

        Gracias por compartir!!!

  5. Todos tendríamos que saber esto: la perfección no existe, si lo asumimos ,seremos más felices.
    Gracias Say!!

  6. Gran reflexión Say.
    ¡Cuánto nos esforzamos por ser PERFECTOS!
    Pero lo malo es cuando EXIGIMOS a los demás.
    NADIE es perfecto. Aquí estamos para APRENDER con los demás y de los demás. Hay que EMPEZAR por asumir NUESTROS propios defectos, y a partir de ahí, exigir a los demás. Ojalá fuéramos TODOS más humildes. Este mundo daría un GIRO sorprendente…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *